Paulo DybalaPaulo Dybala.

El delantero argentino Paulo Dybala participó, junto a otros jugadores de su equipo, la Juventus, de una fiesta organizada por el futbolista estadounidense Weston McKennie en su casa a la que asistieron en un horario que violó el toque de queda y los protocolos sanitarios vigentes en Italia para mitigar los efectos de la pandemia de coronavirus, informó la prensa local.

 

En ese sentido, según publicó el periódico italiano Tuttosport: “Weston McKennie, Paulo Dybala y el brasileño Arthur podrían estar en serios problemas ya que fueron sorprendidos el martes último por los Carabinieri (Policía) durante una fiesta con al menos diez personas en la casa del estadounidense”, alrededor de las 23:30, más allá del horario de las 20 que indica el toque de queda anti-Covid.

 

La policía italiana intervino por una denuncia de algunos de los vecinos de McKennie, según precisó el diario deportivo y la reconstrucción permitió definir que en la reunión realizada en la casa de las colinas de Turín, estuvieron Dybala y Arthur, “con sus parejas y otros amigos”.

 

Noticias relacionadas

"Los funcionarios policiales multaron a los presentes por violar las regulaciones anti-Covid. Los tres jugadores de la Juventus también deberán enfrentar a una sanción del club, que primero escuchará la versión de los afectados” señalaron hoy desde la institución de Turín.

 

La fiesta fue organizada cuando faltan menos de tres días para el importante derbi contra el Torino del próximo sábado, una cita en la que el Juventus tiene prohibido fallar tras una temporada hasta este momento muy negativa. El equipo de Andrea Pirlo ocupa el tercer lugar de la tabla, a diez puntos del líder, el Inter de Milán.

 

En el caso de Dybala, recuperado de una lesión en la rodilla que lo tuvo a maltraer desde enero pasado, había sido citado por el entrenador para el clásico en la reanudación del la Serie A. La intención del DT es tenerlo entre los suplentes e incluirlo en el segundo tiempo. El cordobés había sufrido un golpe en la rodilla derecha el 10 de enero pasado en un partido entre la “Juve” y el Sassuolo que le afectó los ligamentos y estuvo sin jugar 80 días.