Ángel De Brito, Foto La FliaÁngel De Brito. Foto: La Flia.

Todo empezó como un modo de hostigamiento. En primer lugar fue un llamado que Ángel De Brito desatendió de inmediato en la tarde del viernes, sospechando que posiblemente se trataba de un admirador que había dado con su número de teléfono y le pedía un saludo. Pero luego hubo otra comunicación. Y una más. Al margen de la insistencia, el mensaje recibido iba subiendo su tono: derivó en amenazas y extorsiones. En caso de negar a corresponder con el saludo requerido, “te vamos a hacer lo mismo que le hicimos a Pampita”, era la intimidación.

 

De Brito bloqueó el número, creyendo que así todo terminaría. Lo llamaron entonces desde otro celular, repitiendo la modalidad. “Tenes dos minutos para cumplir”, le advirtieron. “Ahora tenés un minuto. Se te agota el tiempo...”. Comprendiendo ahí mismo que la situación no era menor, el conductor de LAM se comunicó con el abogado Martín Leguizamón, quien en estas horas presentará la denuncia en la fiscalía del doctor Horacio Azolín.

 

Como hackearon el usuario de WhastApp de Pampita Ardohain, creemos que usaron sus contactos para molestar al grupo de trabajo de su programa. Pero luego usaron otros teléfonos que ella tiene agendados. Así habrían llegado a Ángel”, dijo Leguizamón. “Él estaba muy preocupado: aunque no parecían graves, eran amenazas al fin. Y lo mejor que puede hacerse en una situación así es presentar una denuncia. Estas prácticas delictivas deben terminar”.

 

Noticias relacionadas

Aconsejado por su abogado, De Brito recibió varios mensajes más para “tener pruebas”. Una vez cumplido el objetivo, el conductor del Cantando 2020 (debutará este lunes) escribió un tuit agradeciendo el veloz asesoramiento de Leguizamón y “la disposición inmediata” de Gustavo Sain, director nacional de Ciberseguridad. Apenas lo publicó en Twitter, los llamados se interrumpieron.

 

“Ya pudimos identificar los teléfonos desde los que se hicieron las amenazas -anunció Leguizamón-. La gente suele pensar que estas causas concluyen en nada, pero no es así. En otros casos similares que recibimos en el estudio, con Fernando Burlando, hemos llegado a la IP y a la persona que efectuaba las amenazas. Por eso, estoy seguro de que terminaremos identificando a la persona que cometió este accionar delictivo”.

 

El abogado hace una diferencia. Un delito es el acceso ilegítimo a un dispositivo electrónico, la circunstancia que debió enfrentar Pampita en estos días, y otro, el hostigamiento que, al mutar en amenazas y extorsión, se encuadra en el Código Penal; esto le ocurrió a De Brito.

 

Mensaje de Ángel De BritoMensaje de De Brito en redes sociales.

 

No le pidieron dinero porque no les dio tiempo -explicó el abogado-. Pero de todos modos celebro que haya efectuado la denuncia porque esto ocurre a diario, y no solo a personas famosas sino a gente común que no suele recurrir a la Justicia. Le pregunté a Ángel si quería avanzar con la causa, y no dudó: ‘Quiero ir hasta el fondo’. Y encontraremos a quien lo hizo”.

 

El jurado del Bailando no es la primera figura pública en ser víctima de una maniobra vinculada al hostigamiento informático. A inicios de julio Guillermo Andino presentó una denuncia en la Superintendencia de Delitos Tecnológicos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires para dar con la persona que, a través de una cuenta fake en Twitter, realizaba posteos como si realmente se tratara de él, dejándolo en ridículo.

 

Si bien aquí no hubo amenazas ni extorsión, el acoso se volvió intolerable no solo para el periodista de América sino también para su familia. Poco después de que se iniciara la investigación, la cuenta fue bloqueada, cuatro años después de haberse puesto en funcionamiento.