Zaira Nara, espectáculosZaira Nara

A ocho años de la popular frase "menos mal que no me casé", Zaira Nara reveló cómo enfrentó a sus padres y a su hermana Wanda para avisarles que se había arrepentido.

 

Embarazada ya de su segundo hijo junto a Jakob von Plessen (son padres de Malaika, de tres años), la menor de las hermanas Nara reveló cómo le comunicó a su familia la drástica decisión de no casarse con Diego Forlán.

 

En diálogo con sus compañeros de Morfi, todos a la mesa, la modelo y conductora comenzó a relatar: "La iba a hacer en el verano y el civil, en invierno" y agregó que les avisó 30 días antes a sus padres y a su hermana.

 

Noticias relacionadas

"Ya casi que los del catering estaban haciendo los canapés. No podía esperar más. Era ahí o me tenía que casar", explicó.

 

"Me pusieron un avión privado para ir a Uruguay (allí iba a ser la fiesta), a ver el hotel, todo", añadió.

 

Más adelante, contó que fue durante el bautismo de uno de los hijos de su hermana y Maxi López cuando decidió expresarlo: "Los agarré a los tres en plena fiesta familiar".

 

"Creo que no me quiero casar", fueron las palabras con las que la modelo avisó a su familia que se había arrepentido de la decisión de casarse.

 

"Yo era una nena. Tenía 20 años…", especificó. "Yo voy con todo, o no voy con nada. No me van los grises. Sentí algo que no… y se lo conté a mi familia y a mis allegados. Fue una decisión fuerte", concluyó.